Novedades

30 mayo, 2021

El Movimiento Político y Pedagógico entrerriano que intenta reconstruir el legado de Artigas

Por Alejandro Maidana.

Molino Doll es una pequeña y bella localidad entrerriana que se encuentra entre Victoria y Diamante, allí el Movimiento 29 de junio reúne distintas vertientes de pensamiento y avanza a paso firme. La articulación con distintas organizaciones que operan desde el territorio, busca construir una salida que crezca desde el pie.

Este conjunto de entrerrianos viene desarrollando actividades en diversos espacios políticos, culturales, económicos y gremiales que habitan en distintos territorios (urbanos y rurales) de la provincia de Entre Ríos, Banda Occidental del Río Uruguay. Consideran imperioso y necesario, en esta etapa que se inicia, poder constituir un espacio de discusión y debate sobre diversas temáticas que faciliten la emergencia de movimientos instituyentes que tiendan a superar a un sistema que, como el del capital, tiende a reproducir desigualdades aberrantes para cualquier episteme que considere a las y los seres humanos como seres libres de enfrentar y rebelarse a cualquier tipo de condicionamiento opresivo.

Los integrantes de este movimiento consideran que es preciso rememorar, resignificar y superar aquellas expresiones sociopolíticas en torno a las cuales se identificaron históricamente los sectores subordinados de nuestra sociedad (federalismo, anarquismo, socialismo, yrigoyenismo, peronismo). Para de esta manera ir delineando la conformación de un nuevo sujeto de cambio y nuevas e innovadoras herramientas políticas y pedagógicas, que puedan permitir intervenir colectiva y cooperativamente en el ámbito de lo económico, social, político y cultural.

Al denominar al espacio político pedagógico “29 de Junio” no hacen otra cosa que poner al día el sentido histórico y político revolucionario del Congreso artiguista de los Pueblos Libres reunido en el Arroyo de la China, Concepción del Uruguay en 1815. Este Congreso afirmó los ideales concretos, la utopía de su tiempo, de independencia de todo poder extranjero, república y federación frente a las especulaciones y negociaciones de los gobiernos liberales porteños que buscaban un protectorado monárquico europeo en la capital de las Provincias Unidas.

El Congreso de Oriente fue el primer congreso independentista, la construcción política que presionó al poder dominante y que llevó a la declaración formal de independencia en Tucumán en 1816. El Congreso artiguista es el que siguió peleando para que la independencia y la libertad no queden como significantes flotantes y vacíos. “Creemos que la bandera que proponemos para el espacio debe ser considerada como un símbolo que, formando parte del imaginario instituido que tiene como meta la libertad y la unión de los pueblos que integran la Patria Grande (los Pueblos libres del Sur), tiene una muy significativa función en el marco del proceso y el imaginario instituyente que estamos convencidos debe guiar nuestras acciones”, sostuvieron desde el Movimiento Político Pedagógico Entrerriano 29 de junio.

Desde algún lugar de las lomadas entrerrianas

Este movimiento abraza un eje fundante en donde convergen educación, salud, tierra y producción. “Al 29 de junio lo componen compañeros que vienen de diversas experiencias a nivel territorial, gremial, del sector de la producción tanto urbano como rural, ámbito educativo y otros que desarrollan actividades en el ámbito de la cultura. El objetivo del movimiento fue generar un espacio de reflexión y acción que nos permita operar desde el territorio articulando el trabajo junto a otras organizaciones, para fortalecer la educación y la economía social y solidaria en el lugar. Si bien es un movimiento joven, la mayoría de sus integrantes vienen trabajando desde hace mucho tiempo, en distintas organizaciones y construcciones partidarias”, le dijo a Conclusión Pablo Massaroli, integrante del 29 de junio.

Aquí existe el agregado que estamos promoviendo, que tiene que ver con las cooperativas de trabajo, que permitan agregar valor a la producción primaria, en el marco de lo que sería la economía social y solidaria, el comercio justo y el consumo responsable

La necesidad de construir y consolidar redes que puedan oficiar de abono, en este camino de resignificación de la tierra y las relaciones humanas. “En la dimensión socioeconómica hemos decidido en origen, trabajar en red para poder potenciar los recursos que existen en territorio con aquellas organizaciones que vienen trabajando hace tiempo. Hoy estamos articulando fuerte con la UTT de Entre Ríos, con ellos hemos decidido fortalecer todo lo que tiene que ver con la producción primaria en territorio, en torno a las huertas y granjas. Aquí existe el agregado que estamos promoviendo, que tiene que ver con las cooperativas de trabajo, que permitan agregar valor a la producción primaria, en el marco de lo que sería la economía social y solidaria, el comercio justo y el consumo responsable. En este sentido ya hay constituidas algunas cooperativas, en total estamos trabajando con diez grupos. Algunas ya están cerca de formatizar la matrícula, otras no, pero nuestro objetivo es consolidar emprendimientos de tipo asociativos, si bien trabajamos con algunos productores aislados”.

En Aranguren estamos activando fuerte con un frigorífico, la idea es poder construir allí un polo industrial pequeño, que nos permita demostrar que bajo nuestra forma de trabajo podemos agregar valor

Los departamentos de Nogoyá, Diamante, Victoria y zona de Paraná, son aquellos que vienen articulando y empujando nuevas herramientas políticas de transformación. “Para citar algunos ejemplos, algunas son cooperativas de reciclado que trabajan en pequeñas juntas de gobierno, destacando también las hay textiles. En Aranguren estamos activando fuerte con un frigorífico, la idea es poder construir allí un polo industrial pequeño, que nos permita demostrar que bajo nuestra forma de trabajo, podemos agregar valor y al mismo tiempo bajar el precio para favorecer a los consumidores, en definitiva trabajar sobre un precio justo».

En lo inmediato estamos avanzando en la construcción de una mesa en la que operen distintas organizaciones del ámbito rural, para poder elaborar junto  a comunidades originarias que se encuentran en Entre Ríos una ley provincial de tierras

Este movimiento también ha presentado los papeles para que se pueda constituir una cooperativa en torno a alimentos balanceados agroecológicos, y así poder proveer a aquellos que tengan granjas agroecológicas. “Este proceso se viene dando en Febre, en Molino Doll está funcionando un Centro Cultural Rural a partir del cual poder canalizar actividades culturales y formativas en el territorio. De hecho en Concepción del Uruguay los compañeros de la UTT están creando un espacio similar, es decir, tendríamos uno en la costa del Uruguay, y uno en a costa del Paraná. En lo inmediato estamos avanzando en la construcción de una mesa en la que operen distintas organizaciones del ámbito rural, para poder elaborar junto  a comunidades originarias que se encuentran en Entre Ríos una ley provincial de tierras”.

El último eje que nos interesa trabajar, da cuenta de cómo comenzamos a construir canales de distribución y comercialización en el marco de la economía social y solidaria, que nos permita manejar un precio accesible

La idea es facilitar el ingreso a la tierra para quién la quiera producir o habitar, agregándole también un proyecto que tiene su anclaje en las viviendas rurales, cosa que quién decida habitar la ruralidad pueda hacerlo. “El último eje que nos interesa trabajar, da cuenta de cómo comenzamos a construir canales de distribución y comercialización en el marco de la economía social y solidaria, que nos permita manejar un precio accesible. Otro aspecto que venimos desarrollando es el socioeducativo y cultural, que está vinculado fuertemente a lo productivo, no es meramente pedagógico, ya que lo adherimos a la educación popular y social, poniendo el eje claramente en la tierra. Esto es fundamental para poder rescatar la manera de producción, la cultura, los saberes y el camino de las distintas comunidades originarias del territorio”.

Buscamos romper la idea de que la educación solo puede transcurrir dentro de una institución educativa y por lógica, dentro del aula

Se está pensando en el desarrollo de una diplomatura en economía social y desarrollo territorial, esto permitiría que todo aquel o aquella que no tenga estudios primarios pueda acceder a la misma, pero si se quiere desde un marco didáctico pedagógico vinculado a la educación popular. “Buscamos romper la idea de que la educación solo puede transcurrir dentro de una institución educativa y por lógica, dentro del aula. Intentaríamos replicar lo que lleva adelante el Mocase desde hace décadas en Santiago del Estero, esto estamos viendo de articularlo con algunas universidades a nivel nacional y con los compañeros del Mocase que posiblemente nos tiren una mano. El área comunicacional también tendrá su desarrollo, estamos tejiendo contactos con redes de radios comunitarias entre otras”.

La necesidad de fomentar el arraigo es imprescindible, las reparaciones históricas una urgencia, pero eso se puede lograr si el Estado hace su parte articulando políticas públicas y acompañando los procesos que se vienen dando desde el territorio hace mucho tiempo

Para concluir, Pablo Massaroli acercó una reflexión final sobre el conflicto que se generó en el núcleo de la familia Etchevehere, sirviendo el mismo como ariete para introducir nuevamente, la tan necesaria discusión sobre el acceso a la tierra. “Con respecto a lo suscitado en Santa Elena en el seno de una familia Patricia, esto ha servido como disparador para que tanto los medios masivos como la opinión pública, puedan interiorizarse de una vieja pero nueva discusión sobre tierras, y por ende, de soberanía alimentaria. La necesidad de fomentar el arraigo es imprescindible, las reparaciones históricas una urgencia, pero eso se puede lograr si el Estado hace su parte articulando políticas públicas y acompañando los procesos que se vienen dando desde el territorio hace mucho tiempo. Insistiremos para que éste cumpla con su parte, por lo pronto, desde nuestro movimiento y organizaciones hermanas, seguiremos avanzando en el camino que busca construir otros sentidos en la manera de relacionarnos, tanto con la tierra, como con nosotros mismos”.

Fuente: Conclusión. 22 de noviembre de 2020.

Publicaciones
Acerca de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *