Novedades

1 agosto, 2018

Universidad: de la crisis a la oportunidad

«Los jóvenes deben recibir un influjo favorable en su educación para que sean virtuosos y útiles a su país»
José Artigas.

«…deseo anunciar que desde hoy quedan suprimidos los actuales aranceles universitarios en forma tal que la enseñanza sea absolutamente gratuita y al alcance de todos los jóvenes argentinos que anhelan instruirse para el bien del país. Para honrar a los héroes [Belgrano] nada mejor que imitarlos.”

Juan domingo Perón. Discurso del día de la bandera, 1949.

El Instituto Artiguista de Santa Fe (Instituto de Estudios Federales y de Integración Argentino-Uruguaya “Gral. José Gervasio Artigas”) manifiesta su preocupación por la profunda crisis que está atravesando el sistema universitario argentino. Consustanciado con el pensamiento de José Artigas que sostenía en 1815: «Los jóvenes deben recibir un influjo favorable en su educación para que sean virtuosos y útiles a su país», y con los principios de la Reforma Universitaria de 1918 que, entre otros postulados, impulsaba un programa de Unidad Latinoamericana, Liberación nacional y Democracia social; cree imprescindible retomar el camino de los pioneros de la Universidad Pública.

Fue Artigas el primero que consagra en América en un texto constitucional, la enseñanza primaria obligatoria y gratuita (Constitución Oriental de 1813, cap. 1º, art. 3º). Dispone que la Legislatura de la Provincia Oriental tendrá el poder de requerir a los diversos pueblos, curatos, distritos y otros cuerpos políticos, “para hacer a sus expensas los establecimientos públicos de escuelas para la enseñanza de los niños y su educación; de suerte que se tendrá por ley fundamental y esencial que todos los habitantes nacidos en esta Provincia precisamente han de saber leer y escribir”. Al mismo tiempo establece que el cargo más grave contra un Juez Anunciador, será el de no obligar a los padres a mandar sus hijos a la escuela (Instrucciones orientales del 5 de abril de 1813). Por último, establecela obligación de
levantar a expensas comunes aulas de gramática, agricultura, ciencias, bellas artes, etc., para contrarrestar el oscurantismo infundido por la Metrópoli, para imponer en América su predominio.

Es a partir de este mandato que nos llega desde la historia, y actualizamos en el contexto de estos tiempos, que alzamos nuestra voz para reclamar una pronta solución al momento dramático que vive la educación pública universitaria argentina.

El modelo neoliberal instalado, a la par que desfinancia el sistema universitario público estatal con un recorte salvaje de 3.000 millones de pesos, -compárese esto con la posición respecto a la educación de Artigas- pretende imponer reformas, como el plan Maestro, que llevarían a las carreras de grado a convertirse en cursos de capacitación de mano de obra para el mercado laboral y en una privatización encubierta a través de las especializaciones y posgrados arancelados.

La Reforma de 1918 transformó profundamente el sistema universitario,
democratizó sus claustros poniendo la enseñanza superior al servicio del
estudiante en vez de mantener a una casta doctoral. La Reforma nació como una rebelión juvenil con vocación latinoamericana y popular. La Reforma que se perfeccionó a mediados del siglo XX cuando se hizo gratuita y obrera. Y en el 69 cuando volvió a tomar las calles de la mano del movimiento obrero recobrando su espíritu rebelde para combatir a la opresión y las injusticias.

Hoy una nueva coyuntura pone a prueba la fortaleza de la universidad
pública para resistir los embates de un régimen perverso que quiere borrar
todo vestigio de las conquistas logradas a lo largo de un siglo.

Pero esta crisis debe convertirse en oportunidad para repensar la
universidad con el espíritu que animó las grandes conquistas que llevaron a la educación pública y gratuita, pero adecuada a las necesidades de estos
tiempos. Una universidad comprometida con la sociedad, reconciliada con los trabajadores, que se atreva a cuestionar el statu quo desde la excelencia
académica -con docentes dignamente remunerados-, que piense y enseñe a
pensar, que investigue y produzca conocimiento, que además de sostener su carácter no arancelado sea realmente gratuita y accesible para los más
humildes de la Patria, para que, como dijera Artigas, “los más infelices sean
los más privilegiados”.

Santa Fe, agosto de 2018
JULIO CÉSAR RONDINA
PRESIDENTE

Publicaciones
Acerca de